Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Présentation

  • : le blog asorumi
  •   le blog asorumi
  • : NC Este es un blogue netamente social y polìtico con un punto de vista personal de la sociedad ecuatoriana,latino-américa y el mundo.El principal de mis objetivos es informar,bromear,ridiculizar en fin combatir el poder en todas sus manifestaciones. bueno chao
  • Contact

Recherche

Archives

21 mai 2013 2 21 /05 /mai /2013 09:18

Írrita sentencia condenatoria contra asambleísta Jiménez

Jueves 2 de mayo de 2013

Nueva demostración del control absoluto que ejerce Correa sobre los organismos de justicia y la enfermiza vendetta contra todo aquel que lo desenmascara y denuncia los hechos de corrupción que se cometen en su gobierno.

El Tribunal de Garantías Penales de la Corte Nacional de Justicia presidido por la cuestionada jueza Lucy Blacio emitió sentencia condenatoria en contra Cléver Jiménez, asambleísta de Pachakutik; Fernando Villavicencio y Carlos Figueroa, asesores parlamentarios y activistas sociales, por supuestas injurias en contra de Rafael Correa. La pena que deben pagar según esta infamante condena es de un año y medio de prisión y una indemnización correspondiente al valor de una remuneración básica unificada desde agosto de 2011 hasta la fecha, en los casos de Jiménez y Villavicencio, en tanto que Figueroa debe cumplir seis meses de cárcel. Sin ser esto suficiente, Blacio también dispuso que para reconocer el derecho de la “víctima” a su reparación integral por el “daño” ocasionado por tales “injurias”, podrán ofrecer disculpas públicas a su majestad y claro, él verá si los perdona o no. ¡Hasta dónde se puede llegar para alimentar el narcisismo y autoritarismo del Presidente!

Esta sentencia no es sino una nueva demostración del control absoluto que ejerce Correa sobre los organismos de justicia y de la enfermiza vendetta contra todo aquel que lo desenmascara y denuncia los hechos de corrupción que se cometen en su gobierno.
La supuesta injuria cometida sería haberlo responsabilizado de que, en su calidad de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, ordenó la intervención militar para “rescatarlo” del Hospital de la Policía, el 30 de septiembre de 2010, con lo cual se puso en riesgo la vida de pacientes, recién nacidos y gente civil y, por los resultados, esta acción dejó como saldo varios muertos y heridos. Sin embargo, esto no constituye ninguna injuria pues, el informe del Comando Conjunto de las FFAA así lo reconoce cuando admite que, vía telefónica, el Presidente dispuso tal medida.

En este nuevo caso de persecución política, una vez más, se constata la manipulación de las normas jurídicas y la falta del debido proceso, así pues, presentada la denuncia por los hoy condenados, el Fiscal Galo Chiriboga dispuso la indagación previa, etapa en la cual declararon los denunciantes y funcionarios del régimen, pero, jamás permitió que se practiquen diligencias imprescindibles para determinar la verdad de los hechos, como por ejemplo, pedir las versiones del personal médico, profesional y de servicios que estuvo de turno en el Hospital de la Policía el tristemente célebre 30S. A los nueve meses de iniciada la indagación, es decir, la etapa preprocesal, Chiriboga emite un dictamen de desestimación de la denuncia por no haber elementos de convicción para la formulación de cargos, solicita el archivo de la causa y la calificación de maliciosa y temeraria.
Gracias a la actitud servil de Chiriboga no se evacuaron pruebas que hubieran permitido el esclarecimiento de los hechos y que eran obligatorias por tratarse de un caso de acción pública y presunto delito de lessa humanidad.

A renglón seguido, ni corto ni perezoso el conjuez Richard Villagómez acoge la petición de archivo y califica la denuncia como “maliciosa y temeraria” hecho que, según el Código Penal, solo puede establecerse en un juicio, el mismo que ni siquiera inició, pues la indagación previa que se realizó en los términos señalados apenas es una etapa preprocesal. Con este dictamen del juez, Correa plantea la querella por injurias con el desenlace señalado. Además, cabe agregar que la jueza Blacio, pisoteando normas constitucionales y legales, inició el juicio penal contra un legislador sin solicitar la autorización de la Asamblea como corresponde en estos casos.

Detrás de esta sentencia subyace el propósito de sembrar temor y callar voces fiscalizadoras que desenmascaren la corrupción y arbitrariedad de este gobierno.

 

Partager cet article

Repost 0
comandante Alfaro
commenter cet article

commentaires

Articles Récents

Catégories